BODEGA CAN RÀFOLS DELS CAUS 

UN PROYECTO VITAL
En Can Ràfols dels Caus la historia no se cuenta, se percibe. La finca tiene un pasado milenario. En 1979 Carlos Esteva decidió ir a vivir a la finca de su abuelo, restaurando la noble masía del siglo XVII, recuperando viñedos, introduciendo nuevas variedades de uva e iniciando el proyecto de la actual bodega. Su llegada al Massís del Garraf, supuso toda una revolución en la zona, aportando una innovadora perspectiva respecto a la producción de vinos de calidad. Actualmente es miembro de la Academia Internacional del Vino

EL ENTORNO: EL PARQUE NATURAL DEL GARRAF
Nuestros vinos provienen de una tierra que no se parece a ninguna otra: el “Massís del Garraf”, un enclave totalmente original y único en toda Cataluña, situado al sur de Barcelona, a lo largo de la costa mediterránea. Es un paisaje de austera belleza, formado por una sucesión de colinas redondeadas (algunas ascienden a más de 500 metros de altitud), surcadas por valles profundos y vertientes escarpadas, dejando a la vista paredes rocosas de color gris blanquecino. Esta orografía limita mucho la cantidad de tierra cultivable. Los suelos están formados por calizas dolomíticas, con una gran riqueza en oligoelementos y numerosos restos de fósiles marinos. Indudablemente, este entorno imprime el carácter mineral y las notas de hierbas mediterráneas que se perciben en los vinos de Can Ràfols dels Caus.

UNA BODEGA EXCAVADA EN LA ROCA 
En el año 2000, Carlos Esteva inició la construcción de una nueva bodega. Después de 15 años de obras, su sueño se ha hecho realidad. Las nuevas instalaciones, incrustadas en la roca dolomítica, son invisibles desde el exterior y cuentan con varios niveles de altura para facilitar la vinificación por gravedad, cuidando todos los detalles al máximo.

28 VARIEDADES DE UVAS
Las 90 ha de viña, 2 ha de olivos y 1 ha de almendros disponen de certificación ecológica. Algunas parcelas se cultivan de forma biodinámica. Carlos Esteva puso su empeño en resaltar el valor de las variedades autóctonas, Xarel.lo y Macabeo (blancas) y Sumoll (tinta), con algunas parcelas plantadas en 1934. Estas cepas conviven junto a otras variedades que se han adaptado perfectamente al Massís del Garraf, como Chenin Blanc e Incrocio Manzoni, prácticamente inéditas en España.

PETIT CAUS NEGRE

PETIT CAUS BLANC

PETIT CAUS ROSAT

PETIT CAUS NEGRE

PETIT CAUS ROSAT

PETIT CAUS BLANC